Armuña

Información

HISTORIA


ESCUDO DE ARMUÑA

Un dato histórico a resaltar, es que en el s. XVI esta localidad contaba con 120 casas, aunque en la Edad Media debía tener menos, ya que aún no era cabeza de señorío; sin embargo existen referencias que confirman que hacia el año 1560 este pueblo pertenecía al Duque de Escalona. Antiguamente, Armuña poseía un horno para cocer pan, un mesón, una taberna y una herrería en la plaza, así como tres molinos harineros, y uno de aceite.
Al lado de la plaza del pueblo, ubicada en el centro del mismo, se encuentra la Iglesia Parroquial, que consta de una sola nave, de construcción ordinaria, dedicada a Nuestra Señora del Rosario, fechada sin precisión sobre el año 1500; esta iglesia posee una custodia, que sale en procesión el día del Corpus, que data del año 1620, en el que fue regalada al pueblo por unos nobles cordobeses.
Extramuros de la villa hay un cementerio, y no lejos de éste existió un castillo que poseía una gran plaza de armas, cuatro torreones, un almacén de pólvora, un patio con columnas de mármol de la Sierra de los Filabres y una hermosa habitación donde residían los Alcaldes Mayores, administradores y dependientes; también se encontraban en él los calabozos, cárceles y silos para conservar el grano.
Toda la construcción se halla realizada por la piedra típica de la zona, pero actualmente se encuentra totalmente en ruinas.
Las tierras de esta localidad antiguamente eran regadas por el río Almanzora, el cual poseía abundantes aguas en invierno y las suficientes en verano para regar su vega; también existía una fuente caudalosa, llamada de Paules, que servía de mojón para las jurisdicciones de esta villa, así como para la de Purchena. Tradicionalmente, su producción era de cereales, legumbres, remolacha, uva y aceite, ya que poseía numerosos olivares.
Actualmente, los principales productos hortofrutícolas del pueblo son sus extensas plantaciones de melocotones y albaricoques, que se encuentran a lo largo del cauce del río Almanzora. Según el personal del Ayuntamiento de esta localidad, en un principio, Armuña, Lúcar, Sierro y Sulfí estaban unidos, siendo posesión de los nobles procedentes de Córdoba, antes mencionados, destacando el pueblo de Armuña por ser el único lugar donde había servicio farmacéutico.
El estudio de un período tan importante de nuestra historia como es la Guerra Civil se hace dificultoso por haber sido quemados los archivos con toda la documentación existente, aunque este pueblo no es el único en el que sucedieron estos hechos. Como se dice en el diccionario de Madoz del año 1845, «su clima es sano y benigno, y las enfermedades más comunes son calenturas intermitentes».

ECONOMIA


Armuña, en el llano y justo antes de los primeros repechos de la ladera norte de Filabres, entre frutales que dan un producto de excelente calidad, enseña un pasado dinámico, como corresponde a su excelente situación.
Como otros lugares de la comarca y, más allá, de otras zonas de la provincia, Armuña espera un impulso económico que, ligado a la agricultura de calidad y al turismo rural, asegure un desarrollo que, en otras épocas, supo alcanzar. Las condiciones naturales están puestas, lo principal de la infraestructura (las comunicaciones) también: queda, pues, tan sólo un golpe de imaginación.

GASTRONOMIA


La gastronomía representa la cultura de un pueblo. Está influenciada por el clima, la economía, los recursos naturales del lugar, las estaciones del año y las festividades religiosas.
En los fríos días de invierno, cuando la lluvia hace su aparición, es costumbre cocinar migas de harina o de pan, acompañadas con caldo de pimentón , pimientos y tomates secos fritos, pescado y tajadas, todo ello regado con un buen vino de la tierra. También se consumen los pucheros, cocinados en sus diferentes formas: trigo, calabaza e hinojo, que preparan el cuerpo para un duro día de trabajo.
En los calurosos días del verano son refrescantes los gazpachos y ensaladas del tiempo. Además son características las fritadas de conejo con pollo y las gachas con caldo de pescado, aprovechando la temporada de mayor esplendor de las verduras.
Durante todo el año se degustan los embutidos como morcilla, chorizo, longaniza, blanquillo .... y derivados del cerdo que se elaboran antes de la Navidad, en las famosas matanzas que suelen reunir en torno al ritual, a familiares y amigos que pasan unos días de fiesta y trabajo en una tradición difícil de perder.
En Navidad se elabora la repostería típica de esta fechas, las tortas de chicharrones y manteca, el pan de aceite, los suspiros y los mantecados.

LEGADO


Armuña cuenta con una sencilla pero bella iglesia del XVI que posee en su interior una preciosa custodia cordobesa de principios del siglo XVII y, en sus inmediaciones, con las ruinas de un antiguo castillo de considerable dimensiones que tenía cuatro torreones, una gran plaza de armas, almacén para pólvora, un patio elegante con columnas de mármol y hasta una bella residencia, un acuartelamiento, pues, que habla de la importancia histórica del pueblo, ligada, sin duda, a su privilegiada situación, la que lo hizo crecer en el XVI, en los años en que pertenecía al ducado de Escalona.

FIESTAS


Una Villa de Tradiciones.
Dentro de las tradiciones típicas que se desarrollan en este municipio, los vecinos preparan una comida típica de la provincia para el día de San Antón, unas migas riquísimas.

RUTAS


La cercanía a la cabecera del río se plasma en la vegetación más frondosa, si cabe, de sus orillas, dejando ver por primera vez, plantaciones de chopos en el lecho fluvial.
El topónimo que define este municipio, de clara significación árabe, alude a huerta fértil, y no hace sino constatar una realidad, aún hoy palpable. En su entorno, tan sólo mencionamos las ruinas de su importante fortaleza, hoy ya casi por completo desaparecida.